viernes, 25 de julio de 2014

Cosmopoética 2014

 
Este año la dirección literaria de Cosmopoética se ha adjudicado por concurso público. Ya era hora. A ver si alguna vez se hace lo mismo en Granada. Eso sí, se han necesitado once convocatorias para darle algo de transparencia al asunto. La empresa que ha ganado el concurso se llama El Dispensario. No conozco a sus miembros. De ellos apenas sé que han colaborado en la organización de ediciones anteriores y poco más. 
De la gente que empieza en algo se espera entusiasmo y ganas. No parecen carecer de esas dos virtudes. Me gusta, por ejemplo, que hayan prescindido de los marbetes que, en convocatorias anteriores, clasificaban a los participantes en función de su procedencia y edad. Me gusta también (a quién no) encontrar en el programa a escritores de talla internacional como Le Clèzio, Müller o Nuno Judice. 
Sin embargo, las zonas de fricción comienzan a aparecer cuando se echa un vistazo a la nómina de autores españoles. Organizar un festival de estas dimensiones siempre es difícil y jamás se puede contentar a todo el mundo. Además, lo que a uno le parece bueno a otros les parecerá muy malo y viceversa.
Con todo, sí hay algunas cosas que deberían haberse evitado, como invitar al antiguo director del festival o a autores que ya han participado en convocatorias anteriores. Eso por no hablar del puñado de poetas cuya obra en absoluto justifica su presencia en un festival como éste. Que se sostiene con dinero público, no lo olvidemos.
Por desgracia, los principios constitucionales de "igualdad, mérito y capacidad" cada vez tienen menos significado. En el circo de pulgas de la poesía, desde luego.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada