miércoles, 10 de diciembre de 2014

Otra monagada: Woody Allen en Badajoz

A José Antonio Monago se ve que se le da de perlas aquello de "sostenella y no enmendalla." Desde luego no da una a derechas (o quizá las dé todas). Porque al sinsentido de los premios Ceres, que nos cuestan a los extremeños 600.000 euros en una sola noche, se suma ahora el concierto que Woody Allen va a dar en Badajoz. 
Qué triste. Parece mentira la de veces que pueden meter la pata los políticos sin que les pase nada.
En el ámbito cultural, el gobierno extremeño del PP ha actuado como el caballo de Atila y en los pocos años que lleva gobernando se ha cargado el buen trabajo que se había realizado anteriormente. Lo que ha pasado con el Plan de fomento de la lectura (en la práctica ha desaparecido) y la Editora Regional de Extremadura es el ejemplo paradigmático. Con lo que costó convertirla (reconocido por Jorge Herralde, editor de Anagrama) en la mejor editora institucional del país. Por un lado, la Editora ha sufrido un recorte considerable; por otro, su directora no tiene la talla como para dirigir algo tan importante. Echo de menos los años en que uno de los mejores escritores del país, Álvaro Valverde, era quien se encargaba de ella y de continuar la magnífica labor iniciada por Fernando Pérez.
Repito: qué triste. Según parece, en el gobierno de Monago nadie tiene ni idea de cultura. Como tampoco la tenía Leonor Flores, la última consejera socialista del ramo.
¿Cuánto va a costar traer a Allen? No se ha hecho público. Debe darles vergüenza hasta a ellos. En los periódicos se dice que es una forma de promoción cultural. 
Señor Monago, a ver si se entera de una vez por todas de que con el dinero que cuestan ocurrencias como los premios Ceres y el concierto de Woody Allen se podría mantener casi toda la cultura de esta región durante un año entero.
Cada vez me acuerdo más de Ángel Campos Pámpano. Él sí que impulsó la cultura de este lejano oeste del que nadie se acordaba. Su proyecto de aulas literarias lleva funcionando casi veinte años. Ahí es nada.
Señor Monago, ¿usted sabe que los jóvenes escritores extremeños se están marchando? ¿Quién va a tirar del carro de las letras cuando nos hagan falta? Un repaso:
- Víctor Peña vive en Sevilla.
- Víctor Martín Iglesias, en Madrid.
- Álex Chico, en Barcelona.
- Irene Albert, en Salamanca.
- Fernando de las Heras, en Málaga.
- Paco Najarro, en Santiago de Chile.
- Miguel Casasola, en Madrid.
- Francisco Fuentes, en Madrid.
- José Antonio Llera, en Madrid.
- Elena García de Paredes creo que también está en Madrid.
- David Yáñez (que además es director de cine), en Zaragoza.
   Mejor no sigo. Resulta deprimente. 
Señor Monago, la promoción cultural consiste en crear aquí un tejido formado por artistas, editores y gestores que trabajen todos los días para la región. Lo demás: pan y circo. O, en su caso, mojo picón.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada