sábado, 26 de septiembre de 2015

Centrifugados o a ver si es verdad que a las instituciones les importa la cultura

 

- Presupuesto de la candidatura de Cáceres 2016 para ser capital europea de la cultura (que finalmente no consiguió): dos millones de euros al año durante siete años.
- Presupuesto del Play Cáceres (¿alguien se acuerda de él?): un millón de euros.
- Coste de los Premios Ceres: 600000 euros gastados en una noche.
- Coste del concierto de Woody Allen en Badajoz: 135000 euros.
- Presupuesto de Cáceres Capital española de la gastronomía: 855000 euros.
Siento el exabrupto, pero decididamente soy un gilipollas. Porque sacar adelante algo como Centrifugados con 5600 euros parece una broma. Eso fue lo que costó el año pasado. Cuando terminó la primera edición, en vista del éxito total que había sido, imaginé que en la siguiente otras instituciones, como alguna diputación o la Junta, aportarían alguna cantidad (ya veis de qué cifras estamos hablando). Pues bien, faltan apenas cinco meses para la segunda edición de Centrifugados y, de momento, contamos con el mismo apoyo del año pasado: el del ayuntamiento de Plasencia. Y eso que de nuevo disfrutaremos de la presencia de algunos de los mejores escritores y editores de España y Latinoamérica. Pero se ve que ni así. Soy un ingenuo, pero necesito creer que en esta región alguien sufrirá, aunque sea en el último momento, un ataque de vergüenza y colaborará con el que quizá sea (eso al menos ha dicho más de un periodista) el acontecimiento literario del año en Extremadura. A quien corresponda.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada